El origen de la lentilla

La historia de la corrección de la vista no es tan moderna como pensamos. El origen de las gafas data de finales del siglo XIII, a manos de un artesano vidriero italiano. O al menos, eso es lo que se piensa, pues esto nunca ha sido concretado con exactitud. La pérdida de visión era un incordio para muchísimas personas, que veían cómo con el paso de los años se iba perdiendo capacidad de ver de lejos o de cerca, imposibilitándole tareas tan cotidianas en aquella época como la lectura o escritura, la costura o la caza o lucha.

Si las gafas tienen ya 800 años, según los datos históricos, las lentes de contacto, por supuesto, tenían que esperar bastante más. Sin embargo, no mucho más. Al menos la idea.

Tenemos que esperar alrededor de 300 años para que a un genio de la época se le ocurriese una sencilla forma de corregir la visión: introducir la cabeza dentro del agua permitía alterar la visión, ya sea para bien o para mal. Estamos hablando de alrededor de 1.508, lo cual era una proeza impensable para nosotros que una “lentilla” tuviese tanto tiempo.

300 años después de que Leonardo da Vinci sembrara la idea, Sir John Herschel, un astrónomo de origen inglés, se le ocurrió la idea en 1.827 de hacer moldes de ojos de personas con problemas de visión para acoplarle un “material” que corrigiese dicho problema. Sin embargo, hasta la fecha no había una solución factible a tal necesidad. Las gafas seguían reinando.

60 años después, FA Muller, un soplador de vidrio (imagináos por dónde van los tiros…), fabricó la primera lente de contacto, de vidrio, a partir de la idea de John Herschel. En este año se creó la primera lente de contacto de vidrio

En 1.936, 3 años antes de la II Guerra MundialWilliam Feinbloom (un optometrista de Nueva York) introdujo el uso del plástico para la creación de lentes de contacto con este material. Como aún se desconocía la manera de darle forma al plástico para corregir la curvatura del ojo (el origen de los problemas de visión), las lentillas de aquella época aún llevaban el centro de vidrio y un anillo de plástico rodeaba el centro.

12 años después y sabiendo que el plástico debía de ser el material definitivo para las lentillas, se ideó la primera lente de contacto totalmente hecha de este material. Este hito se le atribuye a Kevin Tuohy, un óptico de origen americano. A partir de 1.950, diferentes expertos en optometría y visión, mejoraron los materiales utilizados, como el hidroxietil metacrilato (HEMA), hasta llegar a las casi actuales lentillas de plástico blando.